De esos penchos vienen esos Kiko Burgos

10

Pero bueno, perdón, que se me va la pinza y me pongo a pensar en mis cosas o en las cosas de mi hermano. La cuestión es que mi hermano y sus compinches decidieron que tenían que colarse por la noche por aquella puerta para investigar. Asumieron, y en eso estaban en lo cierto, que aquel sótano comunicaba con el edificio, con lo que se saltarían la vigilancia nocturna y cualquier alarma. La cosa es que la emoción y el ansia no les dejaban espacio mental para andar planeando algo mejor. Y la verdad es que por mucho plan que hubieran urdido, jamás se habrían imaginado lo que se iban a encontrar tras aquella puerta.

En lo que se hacía de noche —que ya sabemos que la noche es cuando más cómodos se sentían asaltando sótanos—, se reunieron en un centro comercial para cenar con el rey Escorpión y Kiko:

—Pero ¿dónde habéis estado toda la tarde?

—Nada, es que aparte de a salir de fiesta hemos venido a Favencia a resolver un problemilla que ya os contaremos.

En aquel centro comercial había una de esas zonas que tan de moda están últimamente en las que hay unos asientos centrales donde te puedes sentar a comer la comida de alguno de los muchos restaurantes que hay alrededor.

Se separaron en dos grupos. Por un lado, Quero y el rey Escorpión, que no se conocían mucho —eran, pues, un pencho—, pero tenían el mismo gusto gastronómico, se fueron a un restaurante japonés y, por el otro, mi hermano, Chindas y Kiko, se fueron a una hamburguesería. Se reunirían luego en una de las mesas centrales. Mi hermano, Chindas y Kiko tardaron menos en pedir que Quero y el rey Escorpión, así que se les presentaba la posibilidad de disfrutar de un ratito para charlar y poner en común distintos asuntos mientras les esperaban. Lo que no se imaginaban era el asunto que iban a tratar. Y es que Kiko les hizo lo que desde entonces se empezó a llamar un «Kiko Burgos», pues Burgos era como se apellidaba el hombre.

Un Kiko Burgos consiste en coger a personas no muy conocidas, como era el caso, y empezar a consultarles cosas muy íntimas. Kiko Burgos empezó a contarles a mi hermano y a Chindas cómo lo había dejado con su ex novia y los celos que le daba verla en fotos con otros en Facebook, pero que luego de vez en cuando ella le escribía mensajes pidiéndole volver y él decía que no o directamente ni le contestaba, pero lo pasaba fatal y que qué opinaban mi hermano y Chindas. Y mi hermano y Chindas, que son nefastos dando consejos y que habían estado mirándose atónitos apenas sin escuchar lo que el desdichado de Kiko Burgos contaba, trataron de aconsejarle de la mejor manera posible:

—Pues yo creo que lo mejor es que dejes definitivamente de hablar con tu ex y que no le contestes a nada y que la bloquees en Facebook —decretó Chindas.

Mi hermano, aunque no es partidario de bloquear a nadie porque considera que las historias hay que afrontarlas, igual que se echa alcohol en la herida, y porque además nunca acaba mal con sus ex, asintió dándole la razón a Chindas en su consejo.

Y así estuvieron un rato sumergidos en el desde entonces llamado Kiko Burgos, cuando llegaron los del restaurante japonés con sus makis y nigiris y Kiko Burgos se transformó en otra persona, como si el rey Escorpión no fuera el mejor amigo de los que tenía allí.

 Curiosamente, cuando, al tiempo, se les escapó un día en Roldana delante del rey Escorpión lo de hacer un Kiko Burgos para calificar a otra situación parecida, el Rey Escorpión les preguntó, y no tuvieron más remedio que desembuchar, ante lo cual, lejos de enfadarse, el rey Escorpión se empezó a reír porque resultaba que Kiko Burgos le había comentado después del viaje a Favencia que mi hermano y Chindas eran superbuenas personas, unas personas excepcionales, es más, y que le habían ayudado mucho los consejos que le habían dado aquel día en el centro comercial.

Capítulo siguiente     Capítulo anterior

Índice

Anuncios

3 thoughts on “De esos penchos vienen esos Kiko Burgos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s