Adelanto del capítulo 9 de la Tercera parte

Pero sigo con la historia:

—Pues sí, buena pregunta, ¿ahora qué hacemos? —dijo Chindas—. Tenemos que conseguir entrar de cualquier manera. No hemos venido a Favencia para nada.

—Es que a quién se le ocurre venir sin ningún plan —se quejó Quero.

—Bueno, bueno —templó mi hermano—. Todavía no hay nada perdido. Lo único es que no habíamos tenido en cuenta que nos íbamos a encontrar con una recepcionista a la que no se podía convencer de ninguna manera.

—¿Y si hubiera sido un chico? —protestó Quero.

—Pues hubiera dao igual —dijo Chindas riéndose, insinuando que mi hermano habría intentado ligar con él igual.

Habría dado igual —corrigió mi hermano, destacando el habría.

Y es que como ya he dicho antes, mi hermano se pone nervioso cuando la gente utiliza el subjuntivo en vez del condicional en estos casos. Dice que el subjuntivo no puede aparecer en oraciones principales afirmativas. Alguna vez nos ha explicado que cuando se dice «Hubiera hecho eso, si me lo hubieras pedido», se está utilizando un hubiera hecho subjuntivo como verbo principal y que el subjuntivo solo aparece en oraciones principales cuando son de deseo como en «Quiera Dios» u «Ojalá llueva» o de mandato con negación: «No digas eso». Cosas suyas. De hecho, leí alguna vez que este subjuntivo en oración principal en verdad se debe a que esta forma subjuntiva procede del pluscuamperfecto de indicativo del latín y en casos con verbo auxiliar como hubiera se mantiene, igual que pasa en el auxiliar poder en Pudiera ser que venga. También creo que se ven restos de esto en casos sin auxiliar como «Entonces dijo eso, como ya dijera Pepito», en vez de «como ya había dicho Pepito». Pero, bueno, tampoco lo entendí del todo bien.

One thought on “Adelanto del capítulo 9 de la Tercera parte

  1. […] Al oír esto a sus espaldas, mi hermano miró con cara de hallazgo a Quero, como preguntándole con la mirada si lo había oído. Por supuesto, para mi hermano esto solo podía indicar que ellos también habían estado en el sótano del atril y que, viendo que el cerrojo estaba abierto y que había indicios claros de que el Manuscrito había estado allí no hacía mucho, habían comprendido que se les habían adelantado. Intentó escuchar algo más de la conversación de la pareja, pero ni su imaginación pudo relacionar sus palabras con la historia del Manuscrito. Eso sí, no faltó algún en ver de por en vez de ni muchos de los hubieras por habrías que a mi hermano siempre rechinaban. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s